Soy donante: Hay vida después de la muerte

por Lili en Jul 14th, 2016

 

dona vida a jacinta

Soy mujer, soy mamá, soy periodista y también soy donante. Lo decidí cuando tenía 18 años y fui a la municipalidad a dar mi examen de manejar. Al momento de pedir el carnet me dijeron si quería ser donante de órganos y yo sin pensarlo dije que SI. Porque para qué voy a querer que mi corazón, pulmones, hígado, médula, entre otros, se vayan a un cajón si pueden dar vida a otra persona?

Un tema país que año a año golpea a miles de familias que esperan en largas listas la oportunidad de un órgano para poder seguir viviendo. La verdad me cuesta mucho entender por qué la gente no quiere donar.

Soy mamá y no quisiera estar nunca en los zapatos de esas miles de madres que hacen campaña a gritos, piden conciencia y ayuda para que mientras alguien muere, otra persona pueda salvarse. Nadie dijo que la vida era justa, pero creo que a todos nos puede pasar y si queremos donar nuestros órganos es fundamental que nuestra familia lo sepa, ya que son ellos finalmente los que llevan a cabo la tarea.

El año pasado vivimos un caso muy exitoso como el de Cris, quién tuvo la suerte de ser doblemente trasplantado, sin embargo, su hermana no se salvó, al igual que el pequeño León que falleció en abril de este año. Pero las cifras no nos acompañan y el 2015 hubo 120 donantes en todo el país según datos de la Coordinación Nacional de Trasplante, un 9% menos que el 2014. Además de las personas encuestadas un 53% dijo que no donaría sus órganos. Insisto en la pregunta PORQUE NO??

Donar órganos es donar vida, que acto más humano y de entrega es dar sin esperar recibir nada a cambio. Basta de tanto egoísmo y hagamos algo tan lindo y generoso por los demás. Hoy es Jacinta mañana puedes ser tú.

Los dejo con unas palabras que Jacinta escribió hace meses atrás cuando supo sobre su condición y era necesario un trasplante.

Yo nací con hipertensión pulmonar, una enfermedad congénita y muy rara, y cuando chica a mis papás le dijeron que probablemente yo no sobreviviría. Pero con mucho esfuerzo de ellos, y a pesar de una vida que no me ha tocado para nada fácil, he logrado llegar hasta acá.
Hace pocos meses vimos la necesidad de Cristóbal por un trasplante. Yo siempre compartí todo lo que fuese necesario con el fin de concientizar la importancia de donar órganos. Siempre me vi muy lejana a ese tema pero resulta que hasta el día de hoy estoy yo envuelta en esa situación.
Le podría pasar a cualquiera de ustedes, uno nunca sabe. Por eso es importante tener en mente lo importante que es dar vida donando órganos. Me cuesta mucho escribir esta carta porque para mí siempre fue un trauma, pero como ya estoy en la lista para un trasplante quiero dejar todo esto atrás. Lo digo porque sé que ya se han empezado a crear rumores sobre lo que me está pasando pero es solamente para dejar claro la importancia de donar órganos eso es volver a nacer. De qué servirán tus órganos en un ataúd, si al donarlos puedes abrirle la oportunidad a varias personas para seguir viviendo, es la máxima expresión de solidaridad y no lo digo sólo por mí, ya que hay muchos niños y adultos que esperan poder “renacer” y esto sólo se logra donando órganos. 
De alguna manera al escribir esta carta quiero dejar todos mis miedos atrás y ojalá concientizar la donación de órganos. Para así yo también poder volver a nacer.”

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: