Pestes: Cómo reconocerlas y cuidarnos de ellas

por Manana en Ago 30th, 2016

niña enferma

El otro día estábamos en un cumple infantil de una compañerita de colegio de Pedri (que hay que decirlo, me están dejando en la ruina los cumples infantiles, tengo al menos uno por fin de semana!) y conversando con las mamás, una me identificó con “ah! tu eres la de la bacteria!”. Nos dio mucha risa, y me di cuenta que, como recién llevamos unos meses conociéndonos y estuve con esa bacteria maldita por casi todo el primer semestre, la verdad es que la única manera de reconocerme ha sido por mi larga y complicada enfermedad.

El problema es que después de pasarlo tan mal, quedé muy aprehensiva con las enfermedades, bichos, bacterias, virus y pestes que pueda contraer Pedro, principalmente porque estoy aún en la categoría de “inmuno-suprimido”, lo que, además de sonar horrible, implica que no puedo exponerme a ninguna enfermedad debido a mi precario nivel de defensas.

Entonces entenderán que con un hijo de cinco años que va todos los días al colegio y que, solamente en su sala, convive con 30 niños, la cosa me genera un poquitito de histeria.

Y lo que ha ido pasando es que en el chat de mamás (el tan vilipendiado chat de mamás!!) nos vamos informando de lo que tienen nuestros niños, encontrándonos todas las semanas con una peste, virus o bicho distinto. Es horroroso, porque me asusto, empiezo con las mil preguntas, entro en pánico y reviso con lupa a Pedri para chequear que no esté contagiado de algo. Debo ser agotadora para las otras mamás, y por eso siempre entro a explicarles que “debido a mi enfermedad”, estoy con estos niveles de aprehensión. Ojala me entiendan, sino me van a odiar y vamos recién en prekinder!

Y aprovechando toda esta introducción, les dejo acá algunos datos útiles, que al menos para mí es bueno tener presente, y que guardan relación con las diferentes pestes y sus características para poder identificarlas, dado que es en la edad de nuestros cachorros cuando más expuestos están a contagiárselas.

TIPOS DE PESTES:

Las pestes son un grupo de enfermedades que se caracterizan por ser contagiosas y afectar generalmente a los niños. Las más conocidas son Varicela, Rubéola, Sarampión y Escarlatina.

Los principales síntomas de las pestes son:
• Decaimiento general.
• Fiebre.
• Secreción excesiva de la mucosa nasal y los ojos.
• Erupciones en la piel.
Algunas veces estas infecciones se presentan en adultos y pueden evolucionar de manera más complicada (que fue mi caso, porque me dio varicela zoster en medio de esta bacteria que tuve).

Varicela o Peste Cristal
Es producida por un virus llamado varicela zoster. Suele afectar de forma leve a niños pequeños, pero en adolescentes y adultos el cuadro se tiende a complicar con más fiebre y mayor numero de lesiones en la piel.
La infección comienza con manchas que tienen la forma de un punto rojo, como una picadura, evolucionan y se van llenando de líquido (como una ampolla). Luego de 2 o 3 días éstas se rompen, se secan y forman costras de color violáceo. Durante todo el proceso estas lesiones pican mucho y el cuadro dura aproximadamente 10 días.
Para el manejo de esta infección en la casa se recomienda tener especial cuidado en que los niños no se rasquen, ya que este es un mecanismo para facilitar la sobreinfección con bacterias propias de la piel, siendo ésta una de las complicaciones más frecuente que presenta la varicela.
Otras recomendaciones son una buena higiene de manos, mantener las uñas cortas para evitar romper las ampollas al rascarse y realizar un baño diario, corto y con agua tibia para disminuir el número de bacterias que habitan en nuestra piel. Además es importante evitar el uso de talco en las lesiones. En caso de mucha picazón se puede usar antihistamínico sedante.
Por último para evitar esta peste en la actualidad se dispone de una muy buena vacuna. La recomendación actual es usar 2 dosis de vacuna, una después del primer año y la segunda dosis entre los 4 y 6 años.

Rubéola
Es causada por el virus rubéola que se transmite por la vía respiratoria. Es altamente contagiosa en niños expuestos a otros afectados por esta patología, sobre todo si asisten a jardines infantiles o colegios.
Es una enfermedad que se puede presentar en forma muy leve, a veces con fiebre baja, y mínimo malestar en general. Las lesiones de piel son tenues, manchitas rosadas generalizadas y ganglios en la región occipital (cervicales posteriores). También existen personas afectadas que no presentan síntomas.
El peligro de ésta se produce cuando afecta a mujeres embarazadas, ya que provoca daño en el feto menor de 16 semanas.
Para esta peste se dispone de una vacuna, que reciben todos los niños chilenos a los 12 meses, por lo cual cada vez es menos frecuente.

Sarampión
Es producida por el virus sarampión y por lo general se presenta con mucho decaimiento, ojos rojos, fiebre alta, mucosidad nasal y abundante lagrimeo. Esta peste se puede complicar en algunos pacientes y llegar a poner en riesgo su vida.
Se transmite a través de la saliva desde alguien enfermo a una persona susceptible. Su período de incubación es de 14 días y luego de presentar fiebre, síntomas respiratorios como tos, comienzan a aparecer manchas en la cara y en el resto del cuerpo.
Se recomienda usar una vacuna que se coloca junto con la de la rubéola a los 12 meses, tan efectiva que ha llevado a que no existan casos en Chile los últimos años.

Escarlatina
A diferencia de las anteriores esta enfermedad se produce por una bacteria llamada Streptococcus pyogenes. Se contagia por vía respiratoria y produce inflamación en la garganta. Desde este sitio esta bacteria produce una toxina que va a producir las manifestaciones en la piel que es lo que se conoce como Escarlatina.
El período de incubación es de 1 a 6 días y los síntomas que se pueden presentar son fiebre, dolor de cabeza y dolor de garganta, seguidas de manchas en la piel que la dejan áspera. A nivel de la cara afecta las mejillas y el mentón, dejando una zona blanca llamada triángulo de filatov.
El tratamiento de esta peste es, a diferencia de las anteriores, con antibióticos que matan al estreptococcus que se encuentra en la garganta.

Fuente: Clínica Santa María

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: