Mamás Ekeko

por Manana en Dic 22nd, 2014

mujer bolsas

¿Se han dado cuenta que las mujeres siempre andamos extremadamente cargadas? Bueno, el otro día estaba hablando con una amiga que está a punto de tener a su segundo hijo, y nos reíamos recordando los papelones que nos mandábamos llegando a los lugares todas cargadas con demasiadas cosas que al final nunca íbamos a usar, y que se supone eran para nuestras guaguas. Miles de pañales, tutos, tetes, colados, confort, babywipes, ropa de muda, ropa de abrigo, ropa por si hace calor, incluso remedios. Nunca voy a olvidar la vergüenza que me dio cuando fui por primera a vez al control sano de Pedro y el doctor me retó por lo exagerado de mi equipamiento. Andaba como si me fuera de vacaciones de invierno a la nieve en vez de para ir a un control médico. Atroz.

Y bueno, la gracia de ser primerizas es que uno saca muchas lecciones. Y cuando crecen los niños se agradece andar con lo justo y necesario. Ahora salgo con Pedro con muy pocas cosas, porque cada vez es más “persona” y menos guagua. Hasta negocio con cuántos juguetes salir. Lo que nunca dejo de llevarle es una cajita de jugo y su tete y tuto, que aunque sé que debería sacárselo, aún es un tema no logrado para nosotros.

No ando con muda. Ya controla su esfínter por lo que me avisa si quiere pipi y sabe aguantar hasta llegar al lugar adecuado. Y si se moja, ensucia o embarra, también podría pasarme a mí, y no ando con muda para todos lados! Pero al menos con Pedro, eso no pasa a cada rato, entonces al final son pocas las probabilidades de usar lo que llevo extra.

Me imagino que con dos niños es distinto, o con los que son más inquietos y si o si van a ensuciarse. Pero por ahora, agradezco mucho andar más liviana por la vida, y no cargada como ekeko o dependiendo de un tremendo bolso para ir hasta a la plaza!

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: