Mamá Invitada Paula Geyger: “Entréguense y vivan lo que les toque y les juro que se impactarán lo hermoso que es tener como mamá y papá una hija con síndrome down”

por Lili en Abr 4th, 2014

paula y las mellis

Mi embarazo fue súper normal hasta que supe que eran dos. Ese día casi muero, el shock fue demasiado grande, nunca se me pasó por la mente que me tocaría a mí y no a mi hermana! Resulta que mi abuelo paterno es mellizo y mi abuela materna era gemela, así que tenía posibilidades de que pasara.

Recuerdo que fue un embarazo súper tranquilo, pero incierto porque no paró nunca de crecerme la guata, era tan grande que generaba susto en las personas cuando me veían entrar a un lugar. Nunca me sentí mal, creo que aperré full, no vomité, circulé por todos lados hasta el último día, aunque al final ya no quería más guerra. Resulta que ya no tenía espacio dentro mío y los dolores de costillas eran paralizadores, por lo que mi doctor que lo amo (Dr. Alfredo Hernández de la Alemana), decidió hacerme un bloqueo facetario en pabellón, con el fin de aguantar lo máximo posible las mellis en mi guata.

Me infiltraron nervios y zonas que anularon por completo mis dolores de espalda, lo que me permitió aguantar 17 días más. El día del parto fue intenso porque nunca logré programar nada, no se sabía si la bolsa se podía romper, o si pasaría algo que hiciera adelantar un proceso que ojalá resultase lo más  normal posible. La infiltración dejó de hacer efecto, por lo que tuvieron que hacerme una punción directa en la panza para saber si estaba maduro el líquido amniótico. Eso me indujo contracciones que provocaron que ese mismo día tuviesen que nacer las tan esperadas mellizas.

El parto fue por cesárea y estaba feliz, no hubo dolor de nada, salí como tuna, no me dolió nada y me lo hablé todo. Es más, hinché como sapo pero era imposible no hacerlo con magno acontecimiento.

Yo estaba feliz, y la llegada de la Rafaela fue completamente sorpresiva. Para mí nunca fue tema, cuando el neonatólogo se me acercó para decirme que parecía que una de mis hijas venía con síndrome down… Yo le respondí exactamente: “ya y que quiere que haga”. Sólo eso le dije y me aferré más fuerte a ella. Nunca sentí rabia ni nada raro, dudas, o cuestionamientos del por qué. Fue lo que me tocó y lo recibí como venía… Con amor y los brazos demasiados abiertos para amarla tal como a mi otra hija.

 

Rafaela

Rafaela

 

Agustina

Agustina

Para Aníbal mi marido fue distinto, porque él quedo en shock en primera instancia porque él fue el primero en saberlo y yo no sabía, y estaba muy preocupado de cómo reaccionaría yo, y además tuvo que salir a dar la noticia afuera del pabellón donde estaba toda la familia esperando con ansias saber que todo estaba bien.

Reconozco que para mi marido fue más intenso. Aníbal lo vivió con harto escepticismo y susto a lo desconocido de su condición, pero con el tiempo fue descaradamente evolucionando para positivo y hoy tienen un amor que ni se cómo describir en palabras lo maravilloso que es… Tienen algo mágico.

Hoy ya no es tema la condición de la Rafaela. Si me preguntan si tuviera que pedir un deseo, y cambiar algo de ellas o de su condición, yo les juro que pediría que viniese tal cual como llegó, con su don y todo. Ella despertó cosas indescriptibles en nosotros como papás y también en nuestra familia, amigos, conocidos, en todo. Con Aníbal vemos por lejos la vida desde otro punto de vista…. Podría escribir horas para poder expresar lo que es la Rafa para nosotros, lo que es su hermana, lo máximo que es ella, y jamás podría terminar en traspasar las verdaderas sensaciones que ella minuto a minuto provoca no sólo en mí, sino que en todas las personas que nos rodean. Ella es un imán.

Ojalá mi experiencia les sirva a otras mamás que están pasando por una situación parecida, entréguense y vivan lo que les toque, y les juro que se impactarán lo hermoso que es tener como mamá y papá una hija con síndrome down.

Hoy la Rafa va a la Fundación Excepcionales y es lo máximo. Es un mundo que todos debiésemos conocer, no sólo por que tengas un integrante en tu familia con esa condición, sino que debiésemos venir ya con el chip reseteado en modalidad integración, no segregación, ni división, ni diferencias. Viva la inclusión!!!!

mellis

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: