Mamá Invitada Fran Barros: “Cuando pensaba que había pasado lo peor… la dentición”

por Lili en Jul 1st, 2015

Processed with Moldiv

Aquí les dejamos el testimonio de una mamá invitada que nos cuenta su experiencia con su cachorrita de 7 meses con respecto a la dentición y qué hacer!!! Muchas veces nos desesperamos cuando vemos a nuestro hijo sufrir… qué se puede hacer para pasar este proceso???

Fui mamá hace siete meses y medio, y antes de tener a la Lucía -mi cachorra- todos los consejos que recibí apuntaban a sus primeros meses, “que son los más difíciles”, “que no vas a dormir nada” y una larga lista de recomendaciones. Pero nunca nadie me advirtió de la etapa que estoy viviendo desde hace algunas semanas y que, a mi juicio, ha sido la más dura: la dentición.

Cercana a los cinco meses, empezó a llevarse todo a la boca y morderlo, con mucha salivación, pero sin mayores problemas. Sin embargo ahora, lo está pasando pésimo, y junto con ella, sufro yo. La molestia de sus encías hace que tenga episodios de pataletas incontrolables (principalmente en la noche), se altere su rutina de sueño y hasta sus hábitos alimenticios. Así, se queda dormida pasada las 22.00 (tras llorar mucho), se despierta varias veces durante la noche y despierta ya definitivamente entre 6.00 y 7.00 A.M, cuando normalmente lo hacía a las 8.00 A.M.

Ni hablar de la comida, cerró la boca para siempre a todo lo que fuera colados y las papas se las toma a medias. Menos mal, la Lucía es “sanita” y tiene reservas para sobrevivir a sus días inapetentes; pero para tomarme el tema con humor, tuvieron que pasar muchos días y rabias de por medio.

Es inevitable sentir frustración y angustia por verla así y no poder hacer nada por ayudarla, porque los remedios que antes nos daban a nosotros para calmarnos ahora están prohibidos por contener lidocaína. Pero me di cuenta que, finalmente, lo que mejor podemos hacer por nuestros cachorros en esta etapa es acompañarlos y contenerlos, a través de actividades, juegos, paseos y muchos, pero muchos mordedores. Actualmente estoy usando todas las alternativas que tengo a mi alcance: cochayuyo, mordedores bien helados (hay unos especiales que se congelan y producen bastante alivio), un cepillo de dientes plástico marca Pigeon para 6 y + meses (es ideal porque tiene púas plásticas y un tope para que no se lo traguen), el famoso collar de ámbar y un jarabe que se llama Calmatol, hecho a base de hierbas. Eso por el lado de la Lucía… Por el mío, lo único que puedo hacer es practicar aquella virtud llamada paciencia, total ¡son sólo 32 dientes!

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: