La obsesión por que coma todo

por Manana en Jul 1st, 2013

mac

Por Manana:

Estoy viviendo hace unas semanas la evolución de mi Pedri de ser guagua a convertirse en un niño. Un mini niño, pero una persona al fin y al cabo que no puedo (ni debo) moldear a mi antojo.

No pensé que sería difícil adaptarme a este escenario en que él no necesariamente tiene los mismos gustos que yo, y que cuenta con un carácter que lo hace único, distinto a todos, una persona.

Y bueno, muchas veces me veo luchando con él porque no come toda la comida, o porque no le gustan todas las legumbres, o porque simplemente no quiere comer carne, ni algunas verduras, ni huevo, ni fideos. Pero no es mañoso, lo juro! Es que a ratos me veo un poco sobrepasada con mi afán porque coma de todo. La dieta balanceada pero al pie de la letra.

Y como soy estructurada, empecé a estudiar el tema, a conversarlo y a escuchar opiniones. Varias especialistas en el ámbito de la pediatría, nutrición y sicología, me han dicho que las mamás nos sobre-exigimos demasiado para que nuestros hijos hagan todo lo que queremos y cumplan con todo lo que “debe ser”.  Dentro de esto, la alimentación es uno de los factores de mayor stress en una madre. Y estoy segura de eso, porque no hay momento más angustiante que cuando tu hijo no quiere abrir la boca. El horario de almuerzo o comida se transforma en un suplicio.

Así es que me dieron algunos tips que me pareció interesante de compartir, como por ejemplo, que no tiene para qué comer todas las legumbres del mundo, con tal de que coma lentejas, o garbanzos, o porotos, o porotos verdes, etc., estamos cubriendo esa necesidad nutricional. Así también con las verduras, si no le gusta la betarraga, en vez de gastarnos obligándolo o camuflándosela en la comida (donde igual la detecta), reemplacémosle ese aporte nutricional con otras verduras que contengan las mismas vitaminas. No importa si no le gustan los fideos, puede comer arroz, o puré. No importa si no quiere leche de distintos sabores, con tal de que tome su leche favorita estamos! Lo mismo con las frutas, y así contando.

No quiero dármelas de especialista nutricional, pero con este post quiero traspasar lo que yo estoy tratando de incorporar en mi vida diaria, para hacerme la vida más simple. Finalmente los niños no son un apéndice nuestro, no podemos exigirles que coman lo mismo o que le gusten las mismas cosas, y mientras se alimente bien y lo más balanceado posible, sintámonos que vamos por buen camino!

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: