Ir a un matrimonio cuando uno está embarazada

por Manana en Abr 1st, 2013

228381_10150242452531271_5294140_n

Por Manana:

He ido a varios matrimonios últimamente donde hay siempre una que otra amiga embarazada. Y siguen el mismo patrón; son las que tienen que manejar, no pueden comer de todo porque siempre hay pescado crudo o algo por el estilo, les da sueño temprano y no bailan desatadas en la pista de baile.

Me da una pena y me recuerda también a mi embarazo! Aunque tuve un embarazo exquisito y me gocé a Pedri cada minuto, igual en los matrimonios añoraba tomarme una copita más de vino que la cuota permitida, fumarme un puchito en el coctel, bailar con los tremendos tacos y comer mi vicio, que es el ceviche. Además, uno va viendo cómo los amigos y el marido se van prendiendo y se da cuenta que el matrimonio es un carrete perfecto, pero quizás es más perfecto cuando uno tiene más libertad.

Yo fui relajada en mi embarazo y lo pasé chancho en los matrimonios que tuve; elegí vestidos donde me sintiera linda y no solamente cómoda, me puse zapatos cómodos pero igual con taco para verme más estilizada, y traté siempre de disfrutar a concho, de bailar igual porque a Pedri me imagino que le hacía bien sentir que yo estaba pasándolo bien.

Sin embargo, si uno antes del embarazo se tomaba sus tragos y cuando iba a un matrimonio dejaba todo en la pista de baile, obviamente en los nueve meses de nuestros cachorros adentro de la guata no puede dar rienda suelta a todos esos placeres.

Por eso cada vez que hay una embarazada en un matrimonio me acuerdo de cuando yo lo viví y me da risa pensar que va a ir viendo cómo todos nos relajamos y bailamos y a ella sólo le aumenta el sueño!!

Y por eso mismo, también recuerdo que los matrimonios cuando Pedro había nacido hace poco eran mi mejor panorama; me preparaba con hartos días de anticipación sacándome leche para dejarle a quien me lo cuidara, me producía harto porque uno no siempre está en su mejor momento cuando recién ha vivido un parto, además del espejo y el brillito labial echaba el sacaleche a mi cartera, y partíamos!!

Toda etapa tiene su pro y contra. Lo que yo siempre creo es que mientras mejor nos preparemos para relajarnos de verdad lejos de nuestros cachorros, tanto más disfrutamos ese momento!

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: