Dormir con los niños

por Lili en Feb 25th, 2013

dormir

Por Manana:

Pedri tiene un año 8 meses,  y aunque siempre fue un agrado hacerlo dormir, caía al tiro y pasó de largo desde bien chiquitito, como todo en la vida, ese veranito de San Juan terminó.

Sigue teniendo buen dormir, y no hace show para irse a la cama, se acuesta relativamente a la misma hora cada día (cerca de las 9 y media) y tiene una rutina bastante estable, sin embargo, desde hace varias semanas nos resulta imposible que duerma toda la noche en su cuna. Al principio la peleábamos y lloraba mucho queriendo pasarse a nuestra cama, pero no queríamos que nos ganara el gallito por lo que llegamos a pasar 2 horas con él para que lograra quedarse dormido en su cuna hasta el otro día. Lo conseguimos varias veces, pero el desgaste era enorme; nos turnábamos para ir a verlo a su pieza, nos desvelábamos, nos levantamos incluso 10 veces por noche, y Pedri también lo pasaba mal llorando desconsoladamente. Al final, todos amanecíamos agotados y con un genio de terror. Después de semanas pasando en vela varios días, la verdad no hay cuerpo que resista. Por último si no trabajara uno de los dos al otro día puede reponerse, pero partir a trabajar después de eso no es divertido.

Solución: cuando despierta y reclama, lo pasamos a nuestra cama al tiro, y santo remedio, se queda dormido en menos de 10 segundos y despierta feliz, con una sonrisa de oreja a oreja y haciéndonos cariño mientras le preparo la papa.

Hablamos con el pediatra y nos dijo que si no es tan terrible para nosotros, lo pasemos no más a la cama hasta que se le pase, que son etapas y que simplemente quiere dormir con nosotros y no quiere despertar solo, es un regaloneo que se transformó en una rutina para Pedri que obviamente le causa mucho placer.

Además, el doctor nos decía que parece ser rítmico; despierta todos los días a la misma hora, reclama a grito pelado hasta que lo pasamos a nuestra cama, y no alcanzamos ni a taparnos cuando él ya está roncando acostado entremedio de nosotros. O sea, terrores nocturnos no son, ni tampoco problemas para conciliar el sueño.

Hay ene gente que me ha dicho que le pasa lo mismo, y que hasta han comprado cama king para dormir más cómodos con sus cachorros, que risa y que increíble!! Entiendo que no debería estirarse mucho el chicle porque uno necesita sus espacios y él tiene que aprender a disfrutar de los suyos, pero para educarlo en que consiga entender, se requiere de mucha paciencia y constancia, y a las 4 de la mañana ninguno de los dos la tiene…

Me consuelo y le subo el ánimo a Felipe cuando su rigurosidad se lo come y siente que está malcriándolo, diciéndole lo que alguna vez leí por ahí: nosotros también somos mamíferos, y como tal, dormimos con nuestros cachorros hasta hacerlos sentir seguros. Pedro no va a dormir con nosotros hasta los 10 años (supongo!) así es que hay que aprovechar de sentir su olorcito y abrazarlo dormido lo más que se pueda!!

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: