Del colado al picado

por Manana en Oct 29th, 2012

 

Por Manana:

Estoy viviendo una transición con Pedri de darle puras papillas de verduras (con pollo, carne, pavo o pescado y legumbres) a empezar a explorar con nuevas texturas de comidas, sabores, condimentos y formatos.

Después del 18, cuando pude estar tantos días concentrados con él, me relajé y fui probando qué cosas nuevas podía darle, qué le gustaba y qué no, y cómo poder ir acercando cada vez más nuestro menú a sus gustos y alternativas de comida. Porque aunque hacerle papillas es un hábito y no significa mayor creatividad ni esfuerzo, igual es un cacho estar cocinándole comida especial, y sobre todo, me di cuenta que para viajar es un tema, hay que calcular bien cuánto llevarle, ver si la congelamos o no, asegurarnos de no romper la cadena de frío, etc, etc… estando de vacaciones me di cuenta que hubiese sido mucho más fácil que comiera lo mismo que yo pero no tan condimentado y picadito chico!

Por eso he comenzado por darle de probar todo. Evitando la sal y ojala no dándole tantas cosas dulces (porque al menos para mí es inevitable no darle una que otra galletita) hemos ido mostrándole muchos sabores nuevos, combinaciones de comidas y texturas distintas, como el pescado picado, los fideos, el huevo, las legumbres enteras, las tortillas, el helado, etc.

Es divertido porque hay cosas que le encantan, otras no tanto y otros gustos que, al ser adquiridos, al principio le provocan un poco de recelo, como las aceitunas por ejemplo.

Me dijeron que una vez que le salieran las muelas, y después del año y algunas vacunas de rigor, ya podía ir comiendo prácticamente de todo. Si bien me he ido con calma, no hay nada más agradable que poder compartir las comidas, creo que es un gran paso para que de aquí al verano ya no sea gran tema llevarle comida aparte a las vacaciones, obviamente respetando la cantidad de sal, las grasas y frituras, los azúcares, las cantidades y consistencias de las comidas.

Me sugirieron tener extrema paciencia; una cosa es que le guste un bocado, y otra es ofrecerle un plato completo de algo que puede no agradarle. He ido mezclando el darle comida nuestra con ir dándole verduras pero más picadas que molidas. Y otro consejo bueno que me dieron es que trate de “mojar” un poco las comidas; o sea, si le doy pollo con arroz, que nada tiene que ver con la textura y consistencia de una papilla de pollo, arroz y verduras, que le ponga un poco de jugo de tomate o de carne, para “licuarlo”.

¿Iré por el camino correcto en esta transición? Espero que sí, porque no hay nada peor que tener problemas con los cachorros a la hora de comer.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: