Cuando la nana se nos va…

por Lili en Abr 15th, 2013

cuidado-de-ninos

Después de casi tres años trabajando con nosotros, nuestra querida Margarita se nos va. Más allá de lo que significa en términos prácticos, se va alguien importante para la familia, que no sólo se dedica a cuidar a mis cachorros, sino que también les da cariño y a nosotros como papás mucha tranquilidad.

Me acuerdo cuando Pascual tenía meses y yo con él en la casa pensando que tenía que volver a trabajar y no tenía quien lo cuidara. Busqué, entrevisté a varias personas y ninguna me convencía. Hasta inscribí a Pascual en una sala cuna, pero aún no estaba 100% segura de eso, ya que era muy chico y me daba una pena atroz sacarlo de la casa. Hasta que apareció la Margarita, una señora de 65 años, responsable, amable y con mucho cariño para entregar. Apenas la vi sentí que era la persona para cuidar a Pasqui y por suerte no me equivoqué.

Es tan importante tener a una persona de confianza que nos ayude a cuidar a los niños, sobre todo cuando son chicos, ya que no hablan, no saben expresar si les pasa algo o si les duele alguna parte del cuerpo, etc. En mi caso, sólo confié y le entregué mi guagua de 4 meses a ella. Mi sexto sentido de mamá no se equivocó y la verdad que durante todo este tiempo, sólo puedo agradecerle por cuidar tan bien a mis cachorros.

Luego llegó la Adelita y prácticamente a la única persona que se la dejo es a ella, sin contar a la familia, por cierto. Es increíble la confianza que uno llega a depositar en estas personas, y así también los niños, que se encariñan mucho. Ahora tengo que buscar a alguien que la reemplace, ya que por su salud, tiene que dejar de trabajar. Me da terror de sólo pensar en que tengo  empezar el proceso otra vez y dejar a alguien desconocido con mis guaguas, después de todas cosas que uno escucha por ahí.

A mi me gusta trabajar y además mi pega es medio día, lo que me permite estar más tiempo en la casa con los niños, pero es imagable hacerlo tranquila, sin pensar que algo malo les pueda pasar a tus cachorros.

En fin, creo que uno tiene que agradecer cuando llegan buenas personas y ojalá volvamos a tener una buena experiencia, como la hemos tenido con ella. No me quiero sicopatear, ni poner cámaras en la casa, ni mucho menos, sólo espero que volvamos a tener una nana buena, honrada y cariñosa, que quiera a mis cachorros y los cuide bien.

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: