Crianza: Odiosas Comparaciones

por Lili en Oct 21st, 2015

el autonontrol

“El pasto del vecino siempre es más verde” y sin querer o con, siempre estamos mirando hacia el lado, buscando ideas, comparando si nuestro hijo hizo tal cosa y el de mi amiga no y eso al final nos atrapa en las odiosas comparaciones.

La gente en general también es seca para opinar, todos son médicos, psicólogos, nutricionistas, expertos, opinólogos de algo y creo que cada uno debe hacer lo que crea y le parezca correcto. Me acuerdo que me pasó con Pascual cuando era más chico,  tenía más de un año y no caminaba, y cuando me preguntaban por ejemplo, cuántos años tiene tu guagua y yo decía “un año”, rápidamente venían las preguntas de rigor: ¿Y ya camina?, ¿Habla?

Porque muchas veces la guagua de uno no hace muchas cosas y los demás van mucho más avanzados, y uno queda como con cara de póker diciendo… pero igual se afirma y dice mamá, mientras el otro niñito que también tiene un año, camina, corre y hasta canta canciones de Discovery Kids.

Para tranquilidad de las todas las mamás, sobre todo las primerizas, he aprendido que los niños tienen diferentes niveles de madurez y tiempos, lo importante es tener claro las etapas y los logros que deben tener los niños en cada momento de su desarrollo y quedarnos sólo con eso y no con lo que hacen los demás, aunque es inevitable no comparar.

Además existe un poco de presión social, porque los abuelos, tíos, primos, hasta la nana opina y uno termina agobiado de tanta información. Lo importante es seguir nuestro instinto y si notamos que nuestro cachorro va más atrasado que el resto, obviamente consultar con el pediatra.

Mi amiga Maca Bolumburu, mamá de tres niñitas hermosas y la inspiradora de este post, ha vivido esto por mucho tiempo. Sus hijas caminan a los diez meses, pero a los dos años no hablan, según ella son unos perfectos mimos y sus primas de la mismas edad hablan como al año y a los dos no suben ni las escaleras… y la presión aumenta. Pero al final y como dice la Maca “tengo unos monos mudos” y que tanto!!

En fin, porque si o porque no, porque no habla o se lo habla todo, porque no camina o anda corriendo y se escapa, porque gatea y porque no también, siempre nos van a decir algo, pero tenemos que dejar que esos comentarios no nos afecten y seguir seguras con nuestra labor de crianza.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: